Un caso de machismo salpica una competición de tiro olímpico

Fátima Gálvez Marín acudía con toda la ilusión del mundo a disputar el Gran Prix Costa del Sol, que se celebró este fin de semana en el Club de Tiro Olímpico de Jarapalo (Málaga), con la firme intención de luchar por el título.

Como viene siendo habitual, Gálvez se inscribió en la categoría de Damas por su condición de mujer, como es habitual en las competiciones que no pertenecen a la federación española con la idea de optar a la clasificación general.

Tras acabar como segunda en la fase de clasificación, los jueces deciden dejarla fuera de la final general y la obligan a participar en la final de Damas, en la que los premios en juego eran mucho menores y en la que el nivel competitivo es también más bajo.

Al parecer la razón que dieron los jueces a Fátima para excluirla de la final general fue una deliberación posterior a su participación, y no una norma establecida antes del arranque de la prueba.

Fátima Gálvez alega que esa “supuesta norma” que le impedía competir contra los mejores de la competición no aparecía especificada en los carteles anunciadores ni se le fue comunicada a la hora de inscribirse.

Tras esta desagradable situación y como ella misma afirma “por mi dignidad y la de mis compañeras” se vio obligada a renunciar a la competición, por lo que se marchó sin participar en la final general ni en la de Damas.

En un breve escrito a través de las redes sociales Fátima Gálvez ha expresado: “Como mujer practicante de un deporte en el que los hombres son mayoría, no han sido pocas las barreras y prejuicios que he podido encontrar en mi camino, pero hasta la fecha nunca me había visto envuelta de manera directa en lo que entiendo como un episodio claro de machismo y discriminación en una competición que dice regirse por el reglamento de la Federación Internacional de Tiro”.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *